La ciencia española está en una situación nefasta: así es el plan del gobierno para tratar de aliviar sus problemas

En los últimos meses, daba la sensación de que la gestión del equipo de Pedro Duque estaba algo encallada: la crisis universitaria del verano pasado, los problemas incipientes en algunas de sus medidas estrella y declaraciones muy duras por parte de investigadores como Luis Serrano (director del Centro de Regulación Genómica de Barcelona) se iban acumulado en un momento en que la situación política está haciendo muy difícil hablar de ciencia y universidades.

Ahora el Ministerio de Ciencia mueve ficha. Según acaba de anunciar Pedro Duque, el Consejo de Ministros acaba de aprobar el Real Decreto de Agilización de la Ciencia. Diez medidas, algunas auténticos clásicos de las reivindicaciones del sector, que según nos explican desde la cartera de Ciencia, pretenden “facilitar el trabajo de los investigadores para que puedan centrase en avanzar en el conocimiento científico”. La duda que se hace hoy todo el mundo es si será suficiente.

El nuevo decreto en cinco minutos

Ciencia vs burocracia. En los últimos años, el sistema científico español se ha ido pareciendo cada vez más al laberinto burocrático de “Las Doce Pruebas de Asterix”. Los problemas administrativos vinculados a cosas tan sencillas como la compra de material de oficina o la imposibilidad de contratar personal de forma estable para desarrollar proyectos científicos darían para varios reportajes de “interés humano”.

¿Qué dice el nuevo decreto? Eso es lo que intenta resolver el decreto dando más libertad a las Universidades y Centros de investigación, pero sobre todo reduciendo papeleo. En ello, la Agencia Estatal de Investigación tendrá un papel más destacado. Y, a falta de ver el efecto real de las medidas, es una buena noticia. Hay que recordar que la AEI está cerca de cumplir los cuatro años de vida en un estado de desarrollo muy modesto para lo que fueron las expectativas iniciales.

El otro gran bloque de medidas tiene que ver con mejorar la igualdad de oportunidades para que “los investigadores en situaciones de maternidad y paternidad, así como de incapacidad temporal, no se vean discriminados en la selección y evaluación de su actividad científica”. A finales de 2018, varias científicas reunieron más de 300.000 firmas pidiendo precisamente esto.

El enorme problema de los Préstamos Renta Universidad Entre 2007 y 2011, el Gobierno de España concedió unos 15.000 préstamos destinados a poder realizar estudios universitarios. La idea, que ya era muy polémica en su momento, se convirtió en un enorme problema con la crisis y la falta de empleo: los estudiantes tenían que devolver un dinero que, en mitad de un desplome económico sin precedentes, no tenían.

En 2018, aún había unas 12.000 personas sin devolverlos y 5.000 de ellas tenían serio riesgo de impago. De hecho, en mayo del año pasado empezaron los embargos judiciales a aquellos que no podían devolverlos. El decreto introduce medidas para ampliar plazos y resolver los problemas más serios.

¿Es el decreto que necesitamos? Esa es la gran incógnita ahora en las Universidades y Centros de Investigación. Muchas de las medidas serán recibidas muy positivamente porque llevan muchos años en las listas de deseos de los investigadores. Sin embargo, el desgaste del sistema científico es muy acusado.

En los últimos meses varios investigadores de primer nivel han abandonado el país e indicadores como el número de patentes internacionales registradas ha caído más de un 60%. Medidas para agilizar la ciencia española son necesarias (y, sobre el papel, estas parecen que van por buen camino), lo que se preguntan los investigadores con los que hemos hablado es si serán suficientes.

Temas

Powered by WPeMatico

Bitcoin GPU Miner

AdSense